Visitas guiadas para mostrar la actividad artesanal

Visitas guiadas para mostrar la actividad artesanal

El programa, que se lanzó en Semana Santa, se llevará a cabo en lo que resta de mes y en agosto.
La elaboración de queso, vino, pacharán y sal formarán parte de una oferta que se completa con la visita al Monasterio de Iranzu.

Como ya ocurrió la pasada Semana Santa, lo que resta de mes y durante todo agosto el entorno del Monasterio de Iranzu será objeto de un programa de visitas guiadas a través de su actividad artesanal. Así, al tiempo que se abre al público este santuario, donde se ubica el punto de información turística, se ofrecerá también la posibilidad de conocer de primera mano pequeñas empresas de la zona que elaboran pacharán, queso, vino, así como la única salinera de Tierra Estella.

Por este orden, serán los propios empresarios de las firmas -Pacharán Azanza, Quesería Susperregui, Bodegas Lezáun y Salinas Gironés- quienes abrirán las puertas de sus negocios como una actividad más de promoción de la zona, un año más tarde desde que los ayuntamientos de Yerri, Guesálaz, Salinas de Oro, Lezáun y Abárzuza crearan con este fin junto a cincuenta establecimientos privados la asociación Tierras de Iranzu.

Su gerente, Nekane Pinillos Urra, detalló ayer algunas de las características del programa junto a Maite Vidador Izcue, concejal del Ayuntamiento de Abárzuza; Begoña Azcona Aríztegui, vicepresidenta de la entidad y gerente de una casa rural en Muez; Susana Vera del Río, vocal y dueña de otra en Salinas de Oro; además de Juncal Susperregui Iriarte, propietaria de la quesería que lleva su apellido, dependencias que se enseñaron después a los presentes como un pequeño adelanto.

El calendario se inaugurará este fin de semana con visitas al monasterio, pero no será hasta el día 25 cuando se amplíe la oferta con la incorporación de los artesanos, que dirigirán las sesiones, a las que incluirán cata o degustación, así como un paseo por el campo para identificar diferentes variedades de arañón en el caso de la elaboración de pacharán. En todas ellas, los interesados deberán confirmar su asistencia con unos días de antelación, no así para el monasterio, donde sólo será necesario registrarse con un día de plazo y donde ya están a disposición del público folletos informativos.

LAS VISITAS EN DETALLE

1- Monasterio de Iranzu Serán las encargadas de inaugurar el calendario el día 19. El precio por persona es de 2,5 euros y tendrán lugar durante todos los fines de semana de lo que resta de julio y agosto. Los sábados la visita será a las seis de la tarde y los domingos a las doce del mediodía.

2 -Quesería Susperregui (Abárzuza). El programa ha previsto tres visitas a las 12 horas los días 26 de julio, 9 y 24 de agosto. Su coste es de 2 euros.

3 -Pacharán Azanza (Abárzuza). En julio, el día 26; y en agosto, el 2, 9 y 24. Serán a las diez y media de la mañana y la entrada costará 1 euro.

4- Bodegas Lezáun (Lácar). La visita incluirá una cata comentada y se han previsto para los días 10, 23 y 30 de agosto. Su horario, a las doce del mediodía y su coste, 7 euros.

5- Salinas Gironés (Salinas de Oro). Las citas serán los días 16 y 31 de agosto más el 25 de julio. Comenzarán a las doce del mediodía y costarán 1 euro.

VISITANTES

En estas fechas, han sido 60 las personas que se han pasado por el punto de información turística en los dos fines de semana de julio que lleva abierto, según indicó Nekane Pinillos Urra, una cifra que el año pasado llegó a las ochocientas a finales de campaña. "Pretendemos con ello cubrir el vacío informativo en la zona poniendo de relieve los recursos que existen", indicó Pinillos. En Semana Santa, cuando se pusieron en marcha las visitas, fueron 170 las personas que se acercaron.

Por otro lado, la oficina del valle de la Améscoa, abierta desde el 19 de marzo, ha registrado ya a 600 personas, según indicó la encargada de su funcionamiento, Yolanda Urra Curutchet. "Este es un turismo de naturaleza y los dos primeros meses no acompañó el tiempo. La mayor parte de los visitantes son navarros, a quienes les siguen los vascos, barceloneses y madrileños", constató. Una estadística idéntica a la registrada en la oficina del Monasterio de Iranzu. "De las 872 personas que se acercaron el año pasado, 78 lo hicieron desde otro país", dijo.